Visita al Monasterio de Santa María de Rioseco, Burgos

Creo que si este monasterio hubiera estado entero no me hubiera parado a visitarlo. Pero lo que más me llama la atención son su muros medio caídos  con la vegetación comiendose las paredes. Como si la naturaleza nos quisiera dar una lección que ella perdurará más que nosotros.

Datos prácticos:

  • Entrada : La entrada es gratuita pero se puede dejar donativos para que sigan con la reconstrucción y mantenimiento de este enorme monasterio.
  • Aparcamiento: Es escaso, tienes un pequeño arcen justo donde el empieza el camino de subida al monasterio.

Visita:

  • Iglesia : La verdad que me impresionó el tamaño de la iglesia ya que para mí se asemeja a una catedral en version más pequeña. Se puede incluso apreciar restos de pintura original en la cúpula del techo.

  • Claustro: Del claustro solo se mantienen los arcos sin techos ni plantas, puedes mirar al cielo entre sus huecos y parece que estás visitando más una ruina rómana que románica.

  • Entrada Principal: La que era la entrada principal estatomada por la vegetación, unos delgados pero largos arboles parece que quieran ocultar los altos muros con sus hojas. Han intentado matarlos pero todavía siguen extendiéndose en las zonas altas.
  • Exteriores : Las zonas exteriores donde debían estar los huertos se ve los restos de un deposito de agua además se puede volver a entrar a los claustros regalándonos una curiosa imagen de lo que queda de monasterio.

Anuncios