Ruta por la Formetera rural

Mi parte favorita de Formetera es la de perderse por las carreteras de tierra y asfalto secundarias que te enseñan una cara de la moneda muy alejada del turismo playero al uso.

Pueblos

Estas pequeñas urbes están desperdigadas por la isla. Los hay que son centro de vacaciones pero hay tres que merecen una parada por sus iglesias significativas.

En San Fernan de ses Roques la iglesia es de piedra a la vieja usanza. En Pilar de la Mola una iglesia blanca al más estilo ibicenco adorna el centro de la ciudad. Y en San Francesc un enorme edificio cuadrado hace de iglesia y centro neurológico del pueblo.

Si se tiene tiempo merece la pena pasearse por el centro San Francesc para mi gusto es el que mejor ha conservado un carácter más isleño.

Molinos

No dejes de visitar estos curiosos molinos que tienen similitudes de uso con los manchegos, pero solo eso.

Hay tres que están en bastante buen estado y yo ví un par más que ya no tenía las aspas ni el tejado. Tienes uno en Pilar de la Mola, otro cerca de San Fernan de Ses Roques y el último al lado de San Francesc.

Construcciones agrícolas

No dejes de fijarte en los muros de piedra que separan todas las fincas de Formentera son paredes en seco ya que no lleva ningún tipo de cemento o argamasa. Un arte en extinción en todas las islas Baleares.

Los aljibes de Formetera llenan la isla sobre todo en las zonas rurales donde todavía hay muchos autóctonos. Fíjate a la entrada de cada casa esta construcción cuadrada cerrada con una ventana esconde el pozo de la casa.

Restos arquelógicos

Porque Formentera también tiene historia, hay que seguir los carteles morados que la señalan.

Un sepulcro megalítico de camino a Es Truncadors, la base de un castillo en la carretera a La Mola y unos restos prehistóricos de camino al Cap de Barbaria, son algunos de los ejemplos más relevantes.

Anuncios